Genograma Simbolos: De Lo Que Nadie Habla

El padre de Kay, Kevin, era el único hijo de 2 sobrevivientes del Holocausto. A pesar de que al padre de Kevin le faltaban el pulgar y el índice, su madre tenía un tic nervioso y ninguno de los padres tenía parientes, jamás se charló de la guerra en casa de Kevin, aun cuando el padre o bien la madre encendieron una candela Yahrtzeit para conmemorar la muerte de uno de los numerosos hermanos que habían muerto a lo largo de la misma.

La abuela materna de Kay jamás abandonó el hospital siquiátrico, y Kadisha y sus 2 hermanos fueron criados en su mayor parte por una tía materna -y la propia Kadisha- conforme su padre fue perdiendo progresivamente el compromiso con sus hijos, y por último abandonó claramente la familia cuando Kadisha tenía doce años.

Kevin estaba en la carretera todo el tiempo cuando los niños eran más pequeños, y se vanagloriaba a todos y cada uno de que nunca había cambiado un pañal o dado un biberón. Criar a los pequeños, mantuvo, era un trabajo de mujeres, y, debido a su temperamento explosivo, el hijo de los niños aprendió a sostenerse distanciado de su padre.

Entonces Kevin y Kadisha emplearon a los niños para hablar entre ellos.

Y entonces los pequeños comenzaron a llegar a la adolescencia, con Kay al frente.

Los niños eran en realidad todos “buenos niños”. Esencialmente les fue bien en la escuela, tuvieron más o menos éxito socialmente, fueron respetuosos. No reflejaron de ninguna manera la disfunción que invadió su hogar, hasta que Kay llegó a su último año de secundaria y se quitó los guantes.

Y Kay compartió algunas cosas en terapia, pero evidentemente no quería ayuda. Ella estaba en un mal camino, y aquí está el punto en el que todo esto llega: sus hermanos florecieron. Prosiguieron teniendo un buen desempeño tanto social como académico, y trabajaron fuera de la compañía.

image

Porque, verás, Kay era la paciente identificada. Kay sirvió, de la manera más sacrificada, como la “persona enferma” de la familia, actuando de este modo la disfunción de la familia y dejando que el resto de la familia tuviera éxito.

Y Kay, mejorando su papel de paciente identificada, ha continuado con su espiral descendente, al tiempo que le entrega a sus 4 hermanos la libertad de actuar en la disfunción familiar.

genograma- genograma.top

image

https://genograma.top